Así somos

Rajoy
Foto: El Huffington Post

Esta es España. Un país en el que una minoría significativa proclama orgullosa su intención de saltarse las leyes mientras el Gobierno amenaza con sanciones que sabe aquellos que no cumplirán.

Un país en el que un partido con aspiraciones a liderar un Estado alberga entre sus filas diputados independentistas catalanes o canarios, se alía con la izquierda abertzale y pretende desgajarse en cuatro grupos parlamentarios en la misma cámara.

Un país donde el presidente de la radiotelevisión pública presume sin complejos su afinidad ideológico con el partido que lo ha puesto en el cargo y donde, peor aún, la máxima autoridad judicial estuvo afiliado al partido del Gobierno.

Así es España. Tan rara, tan distinta, tan graciosa.

Anuncios

Aniversario gacetero 

Gaceta de Daute

Se está celebrando este 2015 los 250 años de uno de los hitos más importantes del periodismo en Canarias, la publicación de la Gaceta de Daute. Esta obra, compuesta de tres manuscritos, ha pasado incomprensiblemente desapercibida en la historia del archipiélago, a pesar de estar considerada como precursora del periodismo en las islas y, como demostré en mi Trabajo de Fin de Grado, el primer periódico canario con verdaderos rasgos periodísticos.

Aprovechando la ocasión, la Universidad de La Laguna y otras instituciones públicas organizaron este año la exposición “Gaceta de Daute: 250 años de periodismo en Canarias“. Los Silos, cuna de la Gaceta y, por ende, del periodismo en las islas, acogió durante todo el mes de octubre la exposición, con mayor o menor éxito (yo soy de los piensa que, con una sola persona que hubiera conocido la Gaceta de Daute en este mes, el trabajo de tantas semanas habrá valido la pena). Este lunes ha tocado recoger la exposición con una mezcla de sentimientos encontrados. Por un lado, tristeza porque la Gaceta se “despide” de Los Silos. Por el otro, ilusión porque ahora viene la etapa reina: exponerla en La Laguna, la ciudad que en 1765 se puso patas arribas por los comentarios satíricos y críticos que lanzaba el periódico escrito desde la hacienda de Daute. Será el momento ahora de observar el interés que la Gaceta despierta en la capital cultural de Canarias y cómo su anfitriona, la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, la amortiza.

Del 10 de noviembre al 4 de diciembre, pásense por la calle San Agustín —la mejor calle de La Laguna— y déjense empapar por la Gaceta de Daute. Les aseguro que valdrá la pena.

El final de los guardianes

Que no vuelva a ocurrir. El triste desenlace de la búsqueda de los tres militares españoles desaparecidos en el Atlántico es un claro de ejemplo de cómo no deben gestionarse las crisis gubernamentales. Sin duda, la falsa noticia que la pasada semana anunciaba el rescate de José, Saúl y Jhonander ahonda más ahora en el desconsuelo. Especialmente, en sus familias. Cuán doloroso debe ser para unos padres saber que han encontrado el cadáver de su hijo cuando hace unos días se comunicaba que estaban a salvo. España pierde a tres militares, sí, pero unos padres pierden a sus hijos. Y eso es sencillamente demoledor.

La muerte de los tres militares del Ejército del Aire vuelve también a alertarnos del riesgo que corren a diario todos los componentes de las Fuerzas Armadas, incluso cuando no participan en misiones bélicas. Ser militar por amor a un país o por necesidad económica es altamente admirable. Me atrevería a decir que lo es mucho más en el segundo caso. Ojalá que tragedias como estas propicien un cambio en la sesgada visión que gran parte de la sociedad española tiene de aquellos que dan su vida por defendernos a todos. Descansen en paz.

Superpuma
Foto: El Confidencial Digital

La biblio

He aquí un post sencillo. Este 24 de octubre se celebra, como cada año, el Día de las Bibliotecas. Es una fecha que suele pasar desapercibida por todos nosotros porque apenas se les recuerda a los chicos en los colegios… y a saber. Resulta cada vez más complicado poner en valor esos recintos mágicos cuando con un solo clic podemos encontrar todo lo que buscamos en una pequeña pantalla. Pero no nos dejemos engañar. Hoy, las bibliotecas son necesarias más que nunca. Y encima tienen la ventaja de que, precisamente, podemos relacionarnos con ellas gracias al ordenador.

Yo no era un gran fan de las bibliotecas hasta que llegué a la universidad. Aún recuerdo con gusto la sensación de entrar en la Biblioteca General y de Humanidades de la ULL y el magnetismo que desprendía el Fondo de Canarias, por enfocarlo a mi gran pasión universitaria. Y es que la planta primera del imponente edificio de Guajara tiene algo embriagador. Ya podía tener cosas que estudiar sobre la carrera que no me importaba posponerlo con tal de pasar unas horas más sentado en aquella sala. Todavía hoy, cuando los días de actividad universitaria en La Laguna han tocado a su fin, sigo pasándome con regularidad por allí con la intención de seguir descubriendo en cada visita una nueva publicación, un nuevo dato, una nueva sorpresa. Y nunca falla.

No dejen de ir a las bibliotecas. No lo hagan.

Biblioteca Guajara
Foto: ULL

Caos por fenómeno meteorológico adverso

Ha vuelto a ocurrir. Y ya cansa. Cada vez que llega un temporal a Canarias nos enfrentamos a la misma secuencia: oleadas de mensajes alertando las alertas y avisando de los avisos, descontrol por parte de las administraciones públicas, saturación de montajes con fotos falsas y, por últimos, el cierre de los centros educativos.

Ni falta hace decir que las islas no están preparadas para fenómenos meteorológicos mínimamente adversos. Nos hemos puesto a construir a lo loco sin atender a la orografía insular, pero cada vez que cae un chaparrón nos lamentamos. Habría que ponernos en la situación de Galicia. ¿Aguantaríamos tanta lluvia y viento?

Luego está el tema de las redes sociales. En situaciones como estas se constata al mismo tiempo las bondades y maldades de las nuevas tecnologías. Si hasta hace pocos años teníamos que estar pendientes de la radio o de la televisión para escuchar lo que anunciaba el consejero de turno, hoy nos basta con entrar en Facebook o Twitter para saber lo que está pasando al minuto en cualquier parte. Sin embargo, el canario, gran amante de la novelería y el espectáculo (de ahí seguramente la programación de la tele autonómica), se ha dedicado últimamente a hacer de los temporales todo un acontecimiento extraordinario y terrorífico, como si del mismo apocalipsis se tratase. Mención aparte merecen aquellos personajes que se dedican a transmitir bulos y fotos trucadas, propiciando que la mentira se difunda rápidamente por toda la red.

Creo que nos queda mucho por aprender de estas situaciones; especialmente, a las autoridades. Que sí, que en Canarias también llueve fuerte y hace viento, pero no tendría por qué pasar nada. Solo basta con tener las cosas en su sitio y no cabrear a la naturaleza.

Ah, por si a estas horas todavía no se han enterado (¡!), este viernes no hay clase.

Barranco de Santos
El barranco santacrucero de Santos, este jueves.