Abocados al desastre

Investidura Pedro Sánchez

“Dicen los viejos que hacemos lo que nos da la gana, y no es posible que así pueda haber Gobierno que gobierne nada.”

Jarcha, 1976

Nunca un candidato a la Presidencia del Gobierno cosechó en un debate de investidura la demoledora cifra de 219 noes. El fracaso de Pedro Sánchez en este gris 2 de marzo amenaza no solo con repetirse el viernes, sino con prorrogarse en el tiempo. Los duros rifirrafes vivimos en el hemiciclo entre el candidato socialista y Mariano Rajoy alejan mucho la posibilidad de una abstención futura del PP para facilitar el arranque efectivo de la legislatura. Y, también, los reproches de Pablo Iglesias, que llegó a acusar a Felipe González de tener “el pasado manchado de cal viva” por el caso de los GAL, hacen difícil imaginar una convivencia amena entre Podemos y PSOE en un hipotético “Gobierno de las fuerzas del cambio”.

Acaba de comenzar a correr la cuenta atrás hasta el 2 de mayo, pero en el día 1 antes de la disolución de las Cortes se han esfumado muchas esperanzas de acuerdo. Ciudadanos no conseguirá la abstención del PP salvo que la corrupción se lleve por delante a Rajoy, algo improbable porque en su partido nadie se atreve a toserle en público. Y el pacto de izquierdas, además de no sumar sin contar con los independentistas catalanes, no tiene viso de llegar a buen término. Ni el PSOE quiere a Pablo Iglesias ni Podemos quiere a los socialistas.

Por tanto, la duda ahora es saber cuál será el próximo paso. Una opción es que Ferraz se cargue a Sánchez. La otra, la que pondría en evidencia el fracaso del parlamentarismo español: dejar correr el tiempo hasta que el rey decrete la celebración de nuevas elecciones el 26 de junio. Desgraciadamente, esta última hipótesis puede tener unas consecuencias históricas en la historia democrática española. El reparto de escaño podría ser similar al actual, donde izquierda ni derecha fuesen capaz de sumar por separado. Con todo, las negociaciones para formar Gobierno volverían a extenderse y, quizás, llegaríamos a septiembre sin Ejecutivo. ¿Se lo imaginan? Pues es más probable de lo que parece. Si Suárez levantara la cabeza…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s