Pactito hacia la izquierda

Pedro-Sanchez-Albert-Rivera-acuerdo

Centro-izquierda y centro-embarrado se han puesto manos a la obra. El pacto de legislatura (¿y algo más?) suscrito entre el PSOE y Ciudadanos es ambicioso y sería bastante prometedor si no fuera por el capricho de la aritmética parlamentaria que lleva desde el 2 de febrero diciendo lo mismo: Pedro Sánchez no suma para formar Gobierno. No, no y no. El candidato socialista sigue sin contar con los apoyos suficientes para alcanzar la Moncloa. El acuerdo con Albert Rivera es, sin duda, interesante e innovador, pero amenaza con quedar en agua de borrajas si Ferraz no consigue la abstención del Partido Popular o Podemos.

Repasemos los números. Hasta la fecha, Pedro cuenta con 131 votos, a saber: los 89 diputados del grupo socialista, los 4o de Ciudadanos, el voto de Nueva Canarias (que concurrió junto con los socialistas en las elecciones de diciembre) y el de Coalición Canaria (que se da por hecho aunque tendrá que ratificarse este sábado). Insuficiente e imposible que el próximo 2 de marzo obtenga los 176 síes de la añorada mayoría absoluta. La fecha clave es, por tanto, 48 horas después. El sábado, 5 de marzo, Pedro Sánchez podría convertirse en el séptimo presidente de la reciente democracia española si Rajoy o Iglesias hicieran la vista gorda y se abstuvieran.

¿Y cómo conseguir esas abstenciones? Con el acuerdo de gobierno presentado este miércoles. Una lectura más o menos detallada del documento refleja su clara orientación izquierdista que, en una situación lógica, bastaría para que Podemos facilitase la investidura de Sánchez. Sí, en una situación lógica, adjetivo que, en lo que llevamos de año, no puede aplicarse al partido morado. Podemos quiere nuevas elecciones y no va a parar hasta conseguirlas.

Así las cosas, la otra opción es la abstención del PP, algo en teoría aún más difícil por varios motivos: porque implicaría dejar gobernar a un partido que perdió las elecciones y cosechó el peor resultado de la democracia, porque el desprecio de los socialistas ha sido constante y porque, simplemente, es el PSOE. Ciudadanos tiene ahora la difícil tarea de conseguir hacer cambiar de opinión a los populares, pero la cosa pinta bastante mal.

De momento, el primer gran paso hacia la investidura del soldado Sánchez está dado con el “acuerdo para un gobierno reformista y de progreso”. En los próximos días sabremos si los líderes políticos continúan despejando el camino o si, por el contrario, son incapaces de avanzar a causa de la vegetación y las fieras de la selva.

Anuncios