Cambio de cartas

A estas alturas de la película electoral a pocos sorprende la decisión de Mr Rajoy de huir de los debates a cuatro con Sánchez, Rivera e Iglesias. Sin embargo, no es menos cierto que la postura del aún presidente del Gobierno choca con aquellas afirmaciones de los líderes populares reconociendo, tras el batacazo autonómico y municipal de mayo, que les había “faltado piel”. ¿Qué lógica tiene lamentar la poca capacidad de comunicación y, meses después, esquivar los debates electorales con sus principales adversarios? ¿De qué sirve dejarse ver por todo un abanico de programas televisivos y radiofónicos más próximos al entretenimiento cuando el presidente de un grupo parlamentario con mayoría absoluta es incapaz de sentarse a confrontar ideas con sus rivales?

Muchos pueden ser los motivos por los que Rajoy ha rechazado participar en los debates a cuatro fijados, hasta ahora, por El PaísAtresmedia. Plasmémolos, si gustan, en una lista:

Rajoy no va al debate porque….

  • Teme someterse al todos contra él.
  • No goza de la capacidad oratoria de Sánchez, Rivera e Iglesias.
  • El contraste generacional sería sonrojante.
  • Soraya será la líder de la oposición en la próxima legislatura.
  • Soraya es realmente quien controla el programa electoral del PP.
  • Soraya, en definitiva, es mejor.

Sí, pero… ¿Soraya da más votos que Rajoy? Las elecciones generales en España son percibidas por la inmensa mayoría de la población como unas elecciones presidenciales. Soraya va de número 2 al Congreso por Madrid. Los votantes del PP acudirán a las urnas pensando en Rajoy, no en ella, por lo que sería lógico que la persona que diera la cara en campaña fuera el presidente del partido.

Puede que a estas alturas se hayan hecho un lío como yo y no sepan si la ausencia de Rajoy beneficia a los otros tres o les perjudica por la mejorada imagen que dará la vicepresidenta del Gobierno. ¿Saben qué? Esperemos al próximo 7 de diciembre. Tres hombres se batirán a duelo contra una sola mujer. ¿Saldrá triunfante de cara a los próximos cuatro años?

Anuncios

Tres cuartos

Debate El País
Foto: El País / Paula Casado

Solo queda un mes —¿ya?— para las elecciones generales. El tiempo se ha echado encima y ya están aquí los debates. Hoy se ha hecho público que el primero de ellos, de los fuertes, será el que organice El País el próximo 30 de noviembre Con un formato innovador, internet servirá de plataforma interactiva para acercar a los espectadores las propuestas de tres de los cuatro principales partidos. Sí, solo tres, porque el PP ha declinado participar. Atrás quedó aquello de “no hemos sabido comunicar”, porque parece claro que Rajoy está dispuesto a debatir exclusivamente con Pedro Sánchez. De hecho, si por él fuera, ni siquiera lo haría. El presidente ya ha confesado que su principal rival es él mismo y por todos es conocido su gran predisposición a meter la pata en locuciones sin guion, a pesar del zarpazo que le pegó a Rubalcaba en 2011.

Así pues, el próximo domingo asistiremos a un interesantísimo debate entre Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pedro Sánchez. Los líderes de Podemos, Ciudadanos y PSOE acudirán a El País para exhibir sus grandes proyectos para la España del futuro inminente y, de paso, cargar contra los cuatro años de Gobierno popular. Precisamente eso es lo que quiere evitar a toda costa Rajoy, un todos contra él. La gran duda ahora está en ver si esconderse de los debates a más de dos le servirá para algo. El sentido común dice que no, que más bien le pasará factura. Por cierto, Pedro Sánchez ya ha aceptado celebrar dos debates más, ya en campaña, con Rivera e Iglesias, uno en Mediaset y otro en Atresmedia. ¿Qué hará Rajoy?

Tú y Él

Él no te pidió que mataras, insensato. No lo ha hecho en toda la historia de la humanidad y, por supuesto, no lo iba a hacer ahora. Tú y tus “compañeros” (¿acaso se les puede llamar así?) solo se llevaron por el cruel instinto del fanatismo religioso, pensando que el Dios de Abraham, en el que creen unos 3.800 millones de personas (más de la mitad de la población mundial), les pedía combatir al infiel. Muchos como tú y como ellos también lo piensan. No atienden a razón alguna y arrasan con todo lo que encuentran a su paso y que choque con sus planteamientos.

No. No sigas matando en nombre de Él. Millones de musulmanes te lo han gritado: “No en mi nombre”. Judíos y cristianos también. No tienes derecho a dañarnos aún más. No pongas la religión por bandera en esta locura. Bastantes muertes ha causado ya el fanatismo religioso a lo largo de los siglos para que tú sigas ahora ampliando la lista. ¡Para!

Pero no, tú no lo entiendes. No vas a cambiar de opinión. Vas a seguir planeando acabar con todo aquel que no piensa igual que tú. Piensas conquistar el mundo entero derramando sangre para ofrecérselo a un Dios que aborrece lo que haces. No tienes la más mínima intención de parar hasta ver conseguido tu propósito. Aunque la inmolación te lleve por delante. ¿Realmente te crees un mártir? ¿Aspiras a llegar al Cielo a costa de la vida de los demás?

Y, mientras tanto, ¿qué hacemos nosotros contigo? ¿Bombardeamos tus posiciones en Oriente Medio? ¿Quieres que te sigamos el juego y nos incorporemos a la cruzada? Muchos creen que esa es la solución. Yo no lo veo así. ¿Qué ganamos matándote? Poco, créeme. Lo preocupante es que, de momento, no aparecen alternativas esperanzadoras. Eso sí, mientras tanto, seguiremos recibiendo con los brazos abiertos a aquellos inocentes que huyen de ti, a riesgo de que se nos cuelen otros como tú. Pero quizás así te demostremos que no somos iguales.

Sé que no lo vas a hacer, pero me gustaría que te lo pensaras. ¿Hasta cuándo vamos a tener que aguantarte? Recapacita.

Ecclesia
Foto: Ecclesia.

Los valores de un continente

http://www.elconfidencial.com/mundo/2015-11-13/tiroteo-paris-muertos_1096160/
Foto: Reuters

Cuando todo el mundo especula, cuando empezamos a construir historias en nuestra cabeza con más sentimiento que razón, cuando el terror se apodera de nosotros… solo queda una cosa por hacer: parar. Sí, parar, tomar aire y pensar.

Francia está siendo últimamente cruel objetivo del terrorismo más despiadado, venga de donde venga. Esta noche las palabras no salen con fluidez. Cuando ocurre este tipo de acontecimientos nos cuestionamos la espontaneidad de la vida y si de verdad la existencia humana tiene algún valor. 40, 60 personas… ¿Son simples números? ¿Qué rostros están detrás de esas cifras de inocentes? ¿Qué piensa un terrorista cuando planea su objetivo?

Europa no ha tenido nunca una historia fácil, pero en las últimas décadas ha sido ejemplo de convivencia e integración. Muchos comentarios aparecerán en los próximos días poniendo en duda esta afirmación. Por el bien de todos, Dios quiera que Europa siga abanderando la fraternidad humana. Si no, podremos empezar a preocuparnos de verdad.

Descansen en paz.

//platform.twitter.com/widgets.js

Así somos

Rajoy
Foto: El Huffington Post

Esta es España. Un país en el que una minoría significativa proclama orgullosa su intención de saltarse las leyes mientras el Gobierno amenaza con sanciones que sabe aquellos que no cumplirán.

Un país en el que un partido con aspiraciones a liderar un Estado alberga entre sus filas diputados independentistas catalanes o canarios, se alía con la izquierda abertzale y pretende desgajarse en cuatro grupos parlamentarios en la misma cámara.

Un país donde el presidente de la radiotelevisión pública presume sin complejos su afinidad ideológico con el partido que lo ha puesto en el cargo y donde, peor aún, la máxima autoridad judicial estuvo afiliado al partido del Gobierno.

Así es España. Tan rara, tan distinta, tan graciosa.