Las dos Cataluñas

Que la sociedad catalana estaba dividida por culpa del Procés era evidente. Las elecciones autonómicas del 27 de septiembre no hicieron más que confirmarlo y la constitución del Parlament este lunes ha vuelto a incidir en ello. El punto álgido ha sido el discurso de la nueva presidenta, Carme Forcadell. A pesar de que recalcó varias veces que iba a ser la presidenta de toda Cataluña y que iba a respetar la pluralidad de la cámara legislativa, las constantes referencias a la deriva soberanista, la proclamación del final de la autonomía y el cierre del discurso con un “viva la república catalana” (con la bandera española de fondo) han indicado claramente cuál va a ser su función de aquí en adelante.

Su discurso fue contestado con una sonora ovación en el ala izquierda del hemiciclo. Los 72 diputados de Junts pel Sí y la CUP aplaudieron a Forcadell puestos en pie. El contraste estaba en la derecha, el otro “bando”, como muchos se empeñan en recalcarlo. Los diputados no separatistas permanecieron impertérritos en sus escaños, sin levantarse y con cara de circunstancias.

La legislatura en Cataluña no ha hecho más que comenzar y ya ha quedado de manifiesto que los diputados de Ciutadans, PSC, PP y, en menor medida, Cataluña Sí que es Pot, van a pasarlas canutas durante su estancia en el palacio barcelonés de la Ciutadella. Con mayoría absoluta independentista en el Pleno y en la Mesa, poco podrán hacer cuando lleguen las mociones y leyes claves de esta nueva etapa que hoy se ha abierto al otro lado del Ebro.

Y todavía Mas sigue en funciones.

ConstitucioParlament_20151026_41
Foto: Carles Badia/El Nacional.cat

//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

La patada

No me gustan las motos. No me he molestado en buscar la clasificación del Mundial y, sinceramente, tampoco sabía que la competición está a punto de acabar. Empecé a escuchar el follón de Valentino Rossi esta tarde a través de la radio, pero no me quedé boquiabierto hasta que lo encontré en Twitter.

Qué quieren que les diga. El simple hecho de que un tío le dé una patada a otro subido en una moto me parece asqueroso, sea en un gran premio de MotoGP o en la plaza de mi pueblo. Por eso no logro de entender a los fanáticos de Rossi que a estas horas (y lo que les queda) se están quejando de las críticas de gente que no es aficionada al motociclismo. ¿Y qué? ¿Es que acaso es un atenuante que el ejecutor de la patada fuera un hombre que lo ha sido todo en este deporte? ¿Solo se puede denunciar un acto tan lamentable si te gustan las motos? En caso contrario, ¿nos callamos la boca y hacemos como si esto no hubiera pasado?

Una patada es un acto de desprecio de un ser vivo contra otro. Incluso si te juegas un Mundial, sí. Por eso, una patada no tiene justificación alguna, la dé un italiano o un niño de 9 años… que en el caso que nos ocupa no se diferencian mucho.

Patada Rossi
Foto: todocircuito.com

Winter is coming

El cambio al horario de invierno supone de facto la cuenta atrás para la Navidad. Los días se hacen más cortos, llega el frío, los pijamas largos, la manta gorda… Poco a poco irán entrando en acción las luces de colores, los árboles de Navidad, los villancicos, los gorritos de Papá Noel… Y la campaña electoral. No sé cómo podremos compaginar en diciembre elecciones y fiestas, pero no cabe duda de que el experimento no va a dejar a nadie indiferente. Por suerte aún nos quedan dos meses para ir haciéndonos la idea. Pero cuidado, no se despisten, que los días pasan volando.

Ah, y acuérdense de cambiar la hora.

La biblio

He aquí un post sencillo. Este 24 de octubre se celebra, como cada año, el Día de las Bibliotecas. Es una fecha que suele pasar desapercibida por todos nosotros porque apenas se les recuerda a los chicos en los colegios… y a saber. Resulta cada vez más complicado poner en valor esos recintos mágicos cuando con un solo clic podemos encontrar todo lo que buscamos en una pequeña pantalla. Pero no nos dejemos engañar. Hoy, las bibliotecas son necesarias más que nunca. Y encima tienen la ventaja de que, precisamente, podemos relacionarnos con ellas gracias al ordenador.

Yo no era un gran fan de las bibliotecas hasta que llegué a la universidad. Aún recuerdo con gusto la sensación de entrar en la Biblioteca General y de Humanidades de la ULL y el magnetismo que desprendía el Fondo de Canarias, por enfocarlo a mi gran pasión universitaria. Y es que la planta primera del imponente edificio de Guajara tiene algo embriagador. Ya podía tener cosas que estudiar sobre la carrera que no me importaba posponerlo con tal de pasar unas horas más sentado en aquella sala. Todavía hoy, cuando los días de actividad universitaria en La Laguna han tocado a su fin, sigo pasándome con regularidad por allí con la intención de seguir descubriendo en cada visita una nueva publicación, un nuevo dato, una nueva sorpresa. Y nunca falla.

No dejen de ir a las bibliotecas. No lo hagan.

Biblioteca Guajara
Foto: ULL

Caos por fenómeno meteorológico adverso

Ha vuelto a ocurrir. Y ya cansa. Cada vez que llega un temporal a Canarias nos enfrentamos a la misma secuencia: oleadas de mensajes alertando las alertas y avisando de los avisos, descontrol por parte de las administraciones públicas, saturación de montajes con fotos falsas y, por últimos, el cierre de los centros educativos.

Ni falta hace decir que las islas no están preparadas para fenómenos meteorológicos mínimamente adversos. Nos hemos puesto a construir a lo loco sin atender a la orografía insular, pero cada vez que cae un chaparrón nos lamentamos. Habría que ponernos en la situación de Galicia. ¿Aguantaríamos tanta lluvia y viento?

Luego está el tema de las redes sociales. En situaciones como estas se constata al mismo tiempo las bondades y maldades de las nuevas tecnologías. Si hasta hace pocos años teníamos que estar pendientes de la radio o de la televisión para escuchar lo que anunciaba el consejero de turno, hoy nos basta con entrar en Facebook o Twitter para saber lo que está pasando al minuto en cualquier parte. Sin embargo, el canario, gran amante de la novelería y el espectáculo (de ahí seguramente la programación de la tele autonómica), se ha dedicado últimamente a hacer de los temporales todo un acontecimiento extraordinario y terrorífico, como si del mismo apocalipsis se tratase. Mención aparte merecen aquellos personajes que se dedican a transmitir bulos y fotos trucadas, propiciando que la mentira se difunda rápidamente por toda la red.

Creo que nos queda mucho por aprender de estas situaciones; especialmente, a las autoridades. Que sí, que en Canarias también llueve fuerte y hace viento, pero no tendría por qué pasar nada. Solo basta con tener las cosas en su sitio y no cabrear a la naturaleza.

Ah, por si a estas horas todavía no se han enterado (¡!), este viernes no hay clase.

Barranco de Santos
El barranco santacrucero de Santos, este jueves.