El final de los guardianes

Que no vuelva a ocurrir. El triste desenlace de la búsqueda de los tres militares españoles desaparecidos en el Atlántico es un claro de ejemplo de cómo no deben gestionarse las crisis gubernamentales. Sin duda, la falsa noticia que la pasada semana anunciaba el rescate de José, Saúl y Jhonander ahonda más ahora en el desconsuelo. Especialmente, en sus familias. Cuán doloroso debe ser para unos padres saber que han encontrado el cadáver de su hijo cuando hace unos días se comunicaba que estaban a salvo. España pierde a tres militares, sí, pero unos padres pierden a sus hijos. Y eso es sencillamente demoledor.

La muerte de los tres militares del Ejército del Aire vuelve también a alertarnos del riesgo que corren a diario todos los componentes de las Fuerzas Armadas, incluso cuando no participan en misiones bélicas. Ser militar por amor a un país o por necesidad económica es altamente admirable. Me atrevería a decir que lo es mucho más en el segundo caso. Ojalá que tragedias como estas propicien un cambio en la sesgada visión que gran parte de la sociedad española tiene de aquellos que dan su vida por defendernos a todos. Descansen en paz.

Superpuma
Foto: El Confidencial Digital
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s