Caos por fenómeno meteorológico adverso

Ha vuelto a ocurrir. Y ya cansa. Cada vez que llega un temporal a Canarias nos enfrentamos a la misma secuencia: oleadas de mensajes alertando las alertas y avisando de los avisos, descontrol por parte de las administraciones públicas, saturación de montajes con fotos falsas y, por últimos, el cierre de los centros educativos.

Ni falta hace decir que las islas no están preparadas para fenómenos meteorológicos mínimamente adversos. Nos hemos puesto a construir a lo loco sin atender a la orografía insular, pero cada vez que cae un chaparrón nos lamentamos. Habría que ponernos en la situación de Galicia. ¿Aguantaríamos tanta lluvia y viento?

Luego está el tema de las redes sociales. En situaciones como estas se constata al mismo tiempo las bondades y maldades de las nuevas tecnologías. Si hasta hace pocos años teníamos que estar pendientes de la radio o de la televisión para escuchar lo que anunciaba el consejero de turno, hoy nos basta con entrar en Facebook o Twitter para saber lo que está pasando al minuto en cualquier parte. Sin embargo, el canario, gran amante de la novelería y el espectáculo (de ahí seguramente la programación de la tele autonómica), se ha dedicado últimamente a hacer de los temporales todo un acontecimiento extraordinario y terrorífico, como si del mismo apocalipsis se tratase. Mención aparte merecen aquellos personajes que se dedican a transmitir bulos y fotos trucadas, propiciando que la mentira se difunda rápidamente por toda la red.

Creo que nos queda mucho por aprender de estas situaciones; especialmente, a las autoridades. Que sí, que en Canarias también llueve fuerte y hace viento, pero no tendría por qué pasar nada. Solo basta con tener las cosas en su sitio y no cabrear a la naturaleza.

Ah, por si a estas horas todavía no se han enterado (¡!), este viernes no hay clase.

Barranco de Santos
El barranco santacrucero de Santos, este jueves.

Anuncios

2 comentarios en “Caos por fenómeno meteorológico adverso

  1. En algunos casos sí que es necesario suspender las clases. La facultad de Medicina de la ULL está construida en un “agujero” junto a los sótanos del Hospital, y cuando llueve más de lo normal la entrada se inunda. De hecho ayer miércoles a las 4 de la tarde ya estaba anegada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s